diumenge, 29 de març de 2009

El final d'una saga de centenaris menorquins

Ahir va morir el tercer dels centenaris germans Riudavets Moll d'Es Migjorn Gran. Me sembla interessant aquesta notícia.


Redacció de Toni Seguí pel Diari Menorca (copiat de Menorca Digital 29/03/2009).

El fallecimiento de Josep Riudavets Mercadal a los 102 años, ocurrido en la madrugada de ayer en su domicilio de Palma, pone fin a una singular saga de hermanos nacidos en Es Migjorn Gran, entre 1889 y 1907, que arribaron a la condición de centenarios. Los otros dos hermanos, mayores que el fallecido, fueron Joan y Pere Riudavets Moll, quienes alcanzaron los 114 y 105 años, respectivamente.

Los hermanos Riudavets iniciaron en 1989, cuando los tres ya estaban inmersos en la vejez, un recorrido vital que se caracterizó por su singularidad. Joan Riudavets cumplió 100 años, aniversario que fue especialmente celebrado por sus familiares y vecinos de Es Migjorn Gran. A partir de entonces, el 15 de diciembre se convirtió cada año en una cita personal e ineludible del ilustre migjorner con la vida, al mismo tiempo que se convertía en un ejemplo de la vitalidad y sabiduría humanas. La fortaleza espiritual le catapultó hasta los 114 años, por lo que en 2004 se convirtió en el hombre más viejo del mundo.

Mientras tanto, el segundo de los Riudavets, Pere, siguió la estela de su hermano mayor y el 24 de octubre de 2000 cumplió los 100 años de edad. Desde entonces, la vida del nuevo centenario migjorner transcurrió de forma sencilla y tranquila durante otros cinco años más, hasta que falleció en 2006 a los 105 años de edad.
Finalmente, el tercer miembro de la peculiar saga familiar, Josep alcanzó los 100 años en enero de 2007, cuando ya habían fallecido sus dos hermanos centenarios. Josep celebró su aniversario en compañía de sus familiares y amigos en su residencia de Palma, lugar donde falleció ayer a los 102 años.

La longevidad de los tres hermanos Riudavets no pasó desapercibida para la comunidad científica. En abril de 2002, Susana Balcells y Daniel Grinberg, profesores de Genética de la Facultad de Biología, de la Universidad de Barcelona, realizaron un estudio genético de la familia Riudavets, puesto que Joan contaba 112 años, Pere tenía 101 y Josep había cumplido 95. Años después, el estudio revelaba que el secreto de la longevidad estaba ligado a los hábitos de la vida, mientras que descartaba alguna relación con los condicionantes genéticos.
Por otra parte, Joan Riudavets quedó inmortalizado en un libro editado en EEUU junto a las personas más ancianas del mundo.


1 comentari:

  1. he anat llegint, blog avall i tot i que no m'ha sorprès, perquè m'esperava un bon blog, és encara millor del que m'imaginava. l'haiku és genial

    ens veiem per la facultat

    ResponElimina